martes, septiembre 26, 2017
Portada > Mundo > El presidente sudafricano pide la confiscación de las propiedades de los blancos

El presidente sudafricano pide la confiscación de las propiedades de los blancos

El presidente sudafricano Jacob Zuma pidió esta semana la confiscación de tierras de las personas blancas en su país, sin ninguna restitución hecha a los propietarios caucásicos.

Zuma ha pedido al parlamento que cambie la constitución de Sudáfrica para permitir la expropiación de tierras blancas sin compensación.

El mandatario de 74 años de edad, declaró en su discurso del viernes que estableceria una “auditoría precolonial de la tierra sobre el uso de estas y los patrones de ocupación” antes de cambiar la ley.

“Tenemos que aceptar la realidad de que aquellos que están en el parlamento donde se hacen las leyes, particularmente los partidos negros, deben unirse porque necesitamos una mayoría de dos tercios para efectuar cambios en la constitución”, dijo.

El presidente que ha estado en escándalo tras escándalo desde que fue elegido para ocupar el cargo en 2009, su discurso se ha vuelto más populista desde que su partido sufriera su peor resultado electoral, según The Telegraph.

El ANC también está bajo presión de los luchadores de la Libertad Económica, liderados por Julius Malema.

Malema ha estado viajando por el país instando a los sudafricanos negros a recuperar tierras de invasores blancos y “matones holandeses”.

Le dijo al parlamento esta semana que su partido quería “unir a los negros en Sudáfrica” ​​para expropiar tierras sin compensación.

“La gente de Sudáfrica, donde ves una tierra hermosa, la tomas, te pertenece”, dijo. Aunque se ha avanzado en la transferencia de propiedad a los sudafricanos negros, se cree que la propiedad de la tierra se inclina a favor de los blancos más de 20 años después del fin del apartheid.

Los comentarios de Zuma causaron indignación entre los grupos que representaban a los agricultores afrikaans “blancos” que hablaban el viernes.

El Boer Afrikaner Volksraad, que afirma tener 40.000 miembros, dijo que sus miembros tomarían la expropiación de tierras sin compensación como “una declaración de guerra”.

“Estamos listos para luchar”, dijo Andries Breytenbach, presidente del grupo. “Necesitamos una mediación urgente entre nosotros y el gobierno. “Si esto comienza, se convertirá en una guerra racial que queremos evitar”.