viernes, noviembre 17, 2017
Portada > Mundo > Una oración musulmana en Munich se deshizo por temor de la “violencia de la extrema derecha”

Una oración musulmana en Munich se deshizo por temor de la “violencia de la extrema derecha”

extrema derecha

Una oración de protesta para sensibilizar sobre la falta de mezquitas en el centro de la ciudad de Munich fue cancelada horas antes del comienzo “por razones de seguridad”, porqué grupos de extrema derecha supuestamente prometieron presentarse en el evento

La cancelación fue anunciada por el organizador Massi Popal en Facebook, quien citó “razones de seguridad ” como posible violencia de la “extrema derecha” podría ser una amenaza para “la vida y la integridad de los musulmanes que oraban”, informa RT.

Popal no atribuyó la culpa a ningún grupo de extrema derecha en especifico.

“Hace unas horas, quedó claro que junto a los cientos de personas que participarán y el amplio apoyo de los musulmanes, los residentes de Munich y los medios de comunicación, los grupos de derecha también han sido llamados a la acción”, escribió Popal.

Mientras que la entrada de Facebook se remonta al 12 de abril, el evento se esperaba que se celebrará este viernes, según los medios de comunicación locales.

En lugar de una manifestación pública en la plaza central de Marienplatz, Popal anunció una oración en un lugar “digno y seguro” , proporcionado por una iglesia local.

Ni la policía ni las autoridades locales tenían información sobre la supuesta protesta contra los “grupos de extrema derecha”, según Die Welt, citando a las autoridades locales y la policía.

A principios de esta semana, el último sitio de oración temporal en el centro de la ciudad cerró ya que no podía hacer frente más con el creciente número de personas que deseaban rezar en ella.

Mientras que el salón de oración era capaz de acomodar a 120 personas, unos 400 musulmanes se habían reunido frente al edificio. La situación provocó que muchos fieles fueran obligados a rezar afuera en un estacionamiento.

Varias mezquitas fueron cerradas en el centro de Munich más temprano, empeorando la situación con una falta de espacio para orar.